Grupo de reflexión

La drogadicción es una enfermedad que requiere una intervención biopsicosocial, atención médica, psicológica, ocupacional y apoyo por parte de los familiares allegados al enfermo. En el GRUPO DE REFLEXIÓN se apoya psicológicamente al usuario/a en su proceso de liberación de las adicciones, el mantenimiento de la abstinencia y la desintoxicación de las sustancias de consumo bajo una supervisión y un seguimiento directo.

OBJETIVOS

Guiar a los/as participantes a través del proceso de solución de problemas, introspección que le permita mejorar y avanzar en su proceso vital.

  • Identificar la dependencia del usuario.
  • Desarrollar estrategias y habilidades terapéuticas eficientes para que paciente comprenda el curso de su enfermedad y aprenda a vivir sin consumir sustancias adictivas.
  • Apoyo para la reinserción personal, social, familiar y profesional del usuario/a.
  • Apoyo para alcanzar una vida plena en todos los ámbitos.
  • Seguimiento personal de la vida diaria de los usuarios/as atendiendo a las necesidades de cada uno.

CONTENIDOS

Se trabajan diversos contenidos: Prevención de recaídas, Inteligencia Emocional, Adicciones y distintas sustancias, planteamiento de objetivos, Trastornos de personalidad y Trastornos psicológicos (especial atención a la depresión y la ansiedad), apoyo emocional y seguimiento emocional, problemas personales, problemas familiares, dinámicas de grupo, habilidades sociales, pérdidas y duelo, traumas, conflictos interiores, impacto de las depresiones crónicas o gravedad… Todo aquello que interfiera en la vida de los participantes y sea susceptible de mejora y aprendizaje.

El Grupo de Reflexión es una propuesta de trabajo grupal en donde a través de la discusión reflexiva, las lecturas y dinámicas de grupo, podrá empezar a comprender y cambiar las formas de manejar sus emociones, sus conductas y las formas de vincularse con las demás personas

Es un “espacio de contención compartido” por gente a la que le suceden cuestiones similares y que comparten momentos vitales parecidos. La conversación grupal moderada por el Psicólogo ayuda a profundizar y ahondar los planteos, con el fin cerrar cada encuentro llevándose algo positivo, tal vez descubriendo y mirando desde otro lugar creencias que se tenían totalmente arraigadas. Los participantes se expresan de la forma más libre y honesta posible, siempre guiados por el terapéuta.