La alcoholexia, cuando la anorexia y el alcohol se mezclan

Es algo tan nuevo que aún no se encuentra dentro de las clasificaciones de psiquiatría o salud mental. Sin embargo, basta una rápida búsqueda en Google para entender que la alcoholexia es un mal que cada vez cobra más adeptos.

«Dentro de los desórdenes alimenticios hay muchas variantes», explica Paola Otero, psicoterapeuta del centro Renascentis. «La alcoholexia es uno de ellos y sucede cuando las personas dejan de comer para darse un atracón de alcohol».

La creencia detrás de la alcoholexia es que mientras una persona ahorra calorías en las comidas, las puede reemplazar por bebidas alcohólicas, consumidas socialmente o a solas.

«Hay que entenderlo como dos problemas separados», añade el psiquiatra de la clínica San Felipe, doctor Luis Julio Matos. «El alcoholismo es una de las adicciones más extendidas y que más gente mata en el mundo. Por otro lado, las presiones culturales con respecto a la imagen corporal hace que hombres y mujeres se preocupen por comer cada vez menos».

¿Cómo reconocer a una alcoholéxica?

  1. Deja de comer en el día o en la semana para «prepararse» para consumir bebidas alcohólicas.
  2. Tiene una distorsión en la forma en que percibe su cuerpo, puede creer que está gordo aun cuando su peso está por debajo de lo recomendado.
  3. Disfruta del malestar que tiene al día siguiente de los ‘atracones’ de alcohol, ya que eso le impide comer.
  4. Pierde interés en los estudios, el trabajo o en su vida social. Por lo general, solo socializará si hay alcohol de por medio.

(Noticia original: ElComercio.pe)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *